El éxito de la música hispana en el Lollapalooza 2019

La edición Lollapalooza 2019 llevada a cabo los días 29, 30 y 31 de marzo con más de 270 mil asistentes destacó por la variedad de músicos y estilos, dejando en claro su ascendente vigencia en nuestro país.

Es importante destacar la evolución que ha tenido este reconocido festival en cuanto a las incorporaciones de artistas hispanos en los últimos años, a diferencia de sus primeras ediciones definidas por lo anglo.

Era abril del 2011 y Lollapalooza destacaba por bandas de renombre como: The Killers o Deftones o la inolvidable edición 2014 con Soundgarden y Red Hot Chilli Peppers a su cabeza.

El público, consumidor de ese entonces, pagaba y anhelaba un Line Up internacional que fuese inolvidable. Sin embargo, los tiempos han cambiado y a ocho años de aquello, los asistentes son cada vez más jóvenes y mucho más diversos los estilos para presenciar. Desde lo electro, pop al rock y del Trap a la cumbia.

Esta año, el cartel seleccionó agrupaciones o solistas con suficiente trayectoria para llenar el Parque O’higgins, pero los peaks de euforia se destacaron al provenir de artistas nacionales e hispanoamericanos que tenían, quizás, más fama que vigencia en el tiempo.

Entre algunos ejemplos aleatorios para repasar tenemos el día viernes inaugural con Los Tres y Francisca Valenzuela sacando la cara por Chile, pero no fue hasta el sábado, bajo el turno de Paloma Mami, que se presentó un lleno total en el Lotus Stage. Antes de ella, Américo había preparado el ambiente.

El cartel de este año también apostó por artistas emergentes que cumplieron con creces expectativas: Amanitas, Entrópica, Monsieur Periné, entre tantos otros.

Visitas ilustres como Caetano Veloso o La Floripondio para los gustos más clásicos rindieron cátedra versus la presencia del Trap y regueton como nuevo género de la mano de Drefquila, Tomasa del Real y C.Tangana a full asistencia.

Inolvidables fueron Vicentico y la gran sorpresa de tener al mismo Charli Albertí, baterista de Soda Stereo tocando “Cuando Pase el temblor” durante el show de Juanes, un deleite para todas los soderos y fans de todas las edades.

Más allá del inpass con Lenny Kravitz quién dio ejemplo de humildad, y que se le perdona cualquier cosa solo por compartir su escenario con la ex bajista del mismísimo David Bowie, alineado al lleno total que lograron Sam Smith o Arctic Monkeys ( a quienes ya le habían dejado el lugar encendido los The 1975) estábamos presentes ante un fascinante y mezclado Lolla que destacó por la inclusión de gustos y generaciones.

Todo lo anterior hace defender la idea, que para sus próximas ediciones, no necesariamente el cartel apunte a lo anglo como headliners, sino que, también algunos horarios estelares podrían entregarse a lo hispano que cada vez confirma asistencia en este magno festival de origen estadounidense y que nuevamente nos deja reflexionando sobre la que será su décima función el 2020.

Ph. Carlos Muller