Café Tacvba para un regreso

No cabe duda que la visita de la mítica banda mexicana de rock alternativo Café Tacuba con casi 30 años de trayectoria no pasó desapercibida con su Niu Gueis Tour que los medios cubrieron con sumo interés sus presentaciones. La banda nos brindó dos conciertos en Chile, el día 17 de agosto en el Gimnasio Municipal de la ciudad de Concepción y el día 18 en el Gran Arena Monticello de Santiago respectivamente.  

Evolución Producciones fueron los encargados de gestionar aquellas fechas, a quienes, además, les debo la posibilidad de poder cubrir una de las ocasiones en la cual me enfocaré. Me habían adelantado, incluso, que los músicos no entregarían una conferencia de prensa, lo cual resultó un poco difícil de creer, pues se sabe que varios de sus integrantes son de interactuar con sus seguidores, pero una vez que los dos recitales se llevaron a cabo, comprendí que era difícil guardar el secreto que se avecinaba.

En la capital del Biobío los Tacvbos fueron teloneados por la músico y cantante nacional Javiera Parra más Los Imposibles, que celebraban los 20 años del disco La Suerte. Su paso nos dejó la postal del reencuentro sobre el escenario con Cuti Aste y Roberto Titae Lindl. Durante el show, la artista alude con nostalgia sus 50 años cumplidos este 2018, sumado a la interpretación maravillosa de La Jardinera para la gran Violeta y terminando con el repaso de sus mayores éxitos como Te amo tanto, Humedad y El poder del Mar, coreados en su mayoría, por audiencia femenina.

Tras un amplio recambio de backline, subía la gran banda. Iniciando con el sencillo Futuro del último disco, y como siempre, con un caracterizado Rubén Anónimo Albarrán. Bajo mis sentidos, la propuesta sonora, visual era impecable, y por suerte, a diferencia del show anterior, el público reaccionó poniéndose de pie para desplegarse cerca del escenario, como creo, esperan las bandas se comporte la gente rockera. Por un momento creí que los asistentes no lograrían estar a la altura de magna visita, pero ¿cuántas veces en el tiempo se presentan artistas así en la región? menos mal pensaron.

Los fans no tan acérrimos, o los sub 40 se habrán quedado con el glorioso disco Re del año 1994 el cual estuvo presente en este concierto con 5 canciones escuchando como las más coreadas; Las flores y Fin de la infancia. El show era multigeneracional, y para los sub 30 que vivimos el disco Cuatro Caminos del año 2003 gozamos el protagonismo de 4 puntos cardinales y Eres, aun así, extrañamos más composiciones de Emmanuel Meme del Real como Aviéntame. Canciones que marcaron adolescencias. Sumado a esto, el músico tuvo la gran gentileza de salir a interactuar con sus seguidores finalizando la jornada.

El desorden y la sorpresa que se guardaba con mucho secreto llegaba al fin con el mejor cover que nuestra banda chilena Los Tres pudo tener; Déjate caer, perteneciente al disco Vale Callampa del año 2002, el cual los mexicanos realizaron en homenaje a nuestro trío penquista. Tacvba utilizó todos los recursos que aquella canción propone, y mientras rememoraban la coreografía de su video, de la nada, aparece Titae Lindl nuevamente sobre el escenario, con un solo de bajo, que no hizo más que ampliar la fiesta en el recinto. Este gran músico chileno sigue sumando cosas que contar, al cual pude divisar entre la multitud apreciando el show y que me quedó debiendo una entrevista.  Quién iba a suponer, si de secretos se trata, que, al día siguiente, el mismo Álvaro Henríquez haría algo parecido en la capital. No fue si mayor a la sorpresa que vivimos acá, pero de igual forma, estamos felices con su regreso a las pistas musicales compartiendo escenario de amistades.

Creo que, desde toda mi juventud, esta banda me ha dado una cátedra de arte. Su último disco Jei bebi que los trajo nuevamente a nuestro territorio, no puede pasar desapercibido. Está marcado por lo autóctono de sus tierras, sumando sonidos renovados, hipnotizantes, experimentales que dan frescura a su propia trayectoria y que les aporta proyección para rato, porque demostraron, en general, una vitalidad que nos hace anhelar ese pronto reencuentro, con El Metro que nos quedaron debiendo al menos en Conce y que ya nos deja en espera de su regreso.